Marcos Ruocco junto a los amigos del Refugio Angeles en Libertad de Salinas.
in ,

Cinco años de Costa Mascotas: El éxito como consecuencia de la pasión por nuestros animales

Cuando hace cinco años descubrimos aquel pequeño local de alimentos para mascotas que estaba en Pinamar, intuimos que se trataba de gente muy especial. Tenían en aquellos momentos una infraestructura muy pequeña, pero algo los destacaba y era la pasión por lo que hacían. Cada pedido era atendido con atención, buscando las mejores opciones para cada caso. No habían compras pequeñas ni grandes, todas eran importantes porque detrás de ellas había un perro, un gatito, un integrante de la familia. Y ese servicio enfocado en los clientes fue marcando la diferencia.

También tuvieron alto impacto las acciones que Costa Mascotas realizó desde sus inicios en apoyo a nuestros principales refugios caninos. Eso evidenciaba la actitud comprometida de la empresa para con las acciones de protección animal. Para Marcos Ruocco, director de Costas Mascotas, nunca se trató de “simplemente un negocio”, sino de una actividad mediante la cual pudiera también contribuir al bienestar de nuestros “peludos amigos”.

Todos esos aspectos hicieron que el público los premiara y muy pronto aquel primer local comercial les quedó chico, porque Costa Mascotas se había convertido en una marca líder de su rubro. Ahora había nuevas metas que cumplir. Especialmente una de ellas: fundar una veterinaria adaptada a las necesidades de las mascotas de la Costa de Oro.

EL NUEVO LOCAL

Ya en el nuevo local de Ruta Interbalnearia esquina Colón de Salinas, los procesos se aceleraron de manera muy importante. El espacio ahora permitía agregar servicios, como la Peluquería canina, contar con un stock de productos y marcas muy adecuado y sobre todo, cumplir aquel sueño de la clínica veterinaria. Cada vez captaban más clientes con un destacado sistema de envíos a domicilio que le permitía cubrir gran parte de la costa Canaria, desde Shangrilá en Ciudad de la Costa, hasta Parque del Plata, y desde entonces no pararon de crecer. Ya no eran aquel pequeño local de Pinamar, sino, probablemente, la empresa más representativa en materia de alimentos y productos para mascotas de esta vasta zona. Pero aún así, nunca perdieron aquella luz que les hizo brillar desde los primeros pasos. Todavía conservan la pasión por nuestros animales. Continúan donando, mes a mes, grandes cantidades de alimentos a los refugios de la costa y, desde la veterinaria, han dado asistencia a cientos de animales que fueron rescatados de la calle. Porque para Costa Mascotas, esto sigue siendo mucho más que un negocio, una oportunidad para demostrar todo el amor hacia nuestros “peludos amigos”.

Por eso, en ocasión del quinto aniversario de la empresa, desde El Periódico del Este queríamos recordar aquellos inicios y contar, en forma resumida, una historia de éxito cuyas causas nos constan porque, de alguna manera, hemos sido testigos privilegiados de la misma y hemos tenido la suerte de acompañar el proceso de crecimiento.

Recordamos que, entre tantas otras acciones, fue ésta la empresa que ha patrocinado por años un espacio de nuestro medio dedicado a la salud animal que, con la intención de aportar datos de interés a los propietarios de mascotas para su adecuado cuidado, hemos logrado sostener.

A Marcos Ruocco y todos nuestros amigos de Costa Mascotas muchas felicidades y el deseo de que no dejen de brillar, nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0