"Embarazo de Luz"
in

Embarazo de Luz – Por Milton Rodríguez

 

EMBARAZO DE LUZ


Conocerla fue casualidad.

Caminaba yo sin rumbo por aquellas frías calles, cuando entre los árboles de la acera apareció de improviso.

Era tan delgada y frágil que parecía poder quebrarse muy fácilmente.

Así fue nuestro primer encuentro.

Estaba allí, como siempre, inmóvil, expectante.

Todas las noches me esperaba en un lugar diferente, o tal vez no, tal vez era yo que nunca llegaba a nuestro encuentro a la misma hora.

En suma, estaba allí como siempre.

Yo sé que la miraba y también creo que ella me miraba a mí.

Nuestros encuentros furtivos se fueron sucediendo a lo largo del tiempo

Un día descubrí que su cuerpo había cambiado abruptamente.

Hace muy poco, su elegante silueta, bien delineada y esbelta me hacía soñar con alcanzarla.

Pero como cambió todo tan rápido.

Su cuerpo pasó a ser amorfo, irregular, y no me atreví a comentarle que en esos momentos había perdido parte de su belleza.

No podía ocultar su crecimiento y creo que ella estaba orgullosa de ello.

Hoy nuestro encuentro fue mágico, emotivo; su preñez, su cuerpo grande lleno de luz, hacían que su figura fuera perfecta.

Como tantas otras veces, mantuve silencio ante su presencia, volví sobre mis pasos y la guardé en mi recuerdo, sabiendo que cuando fuera el momento de volver a nacer, la perdería de vista.

Escribo hoy estas palabras en su ausencia, solo como un recuerdo a mi amada luna llena, sabiendo que luego de su menguante se volverá a alejar de mí.

Tal vez hoy, en esta etapa de luna Nueva, donde se hace casi imperceptible para los ojos del hombre, esté dando su brillo en otro oriente, a otro hombre que mire al cielo.

Volverá, de eso estoy seguro, solo espero estar aquí para vernos nuevamente.

Milton.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0