No todo es política partidaria – Por Nicolás Burgueño Kosenco

Licencia para Opinar

Nicolás Burgueño Kosenco

Hace tiempo que noto que mucha gente en Uruguay se ha ido fanatizando cada vez más con los Partidos Políticos, se vuelven hinchas de alguno y rechazan a los que son militantes de otro, también he visto que excelentes ideas de algunas personas de la comunidad, son rechazadas por las autoridades de turno porque los idearios de las mismas pertenecen a otras colectividades políticas, o bien, utilizan las ideas pero luego no tienen la grandeza de nombrar a los impulsores de las mismas porque consideran que reconocer a sus creadores podría restarles personalismos, o les podría dar réditos al otro (o vaya uno a saber qué).

Aunque hace tiempo que se nos hace creer que todo lo que se hace tiene que pasar por los distintos niveles de gobierno, no siempre ha sido así y en algunas cosas sigue sin serlo.

Existen montones de instancias, grupos, colectivos, comisiones de vecinos, instituciones, agrupaciones que nuclean personas de los distintos partidos políticos, por ejemplo están las organizaciones internacionales que fomentan la solidaridad, la fraternidad y buscan ayudar desde principios o mediados del siglo pasado. El Rotary Club, Los Leones, JCI (Junior Chambers International), la Liga de Fomento Atlántida, el Centro Comercial Industrial y Fomento Atlántida, son buenos ejemplos de ello. Están las asociaciones de padres de los centros educativos, los clubes deportivos que hacen obras sociales por los barrios, las ONGs, las Iglesias y sus grupos de jóvenes, las asociaciones civiles y rejuntes de personas que se mueven por un fin común.

Hace unos años intentamos formar JCI Atlántida, agrupación que tiene como visión ser la mayor red de jóvenes Ciudadanos activos y generar proyectos de impacto en las comunidades, una institución que nuclea jóvenes de 18 a 40 años y que además de intentar hacer proyectos de impacto en la comunidad, organiza cursos y talleres de liderazgo, debate, oratoria, comunicaciones efectivas y otro montón de herramientas de las más variadas, al mismo tiempo que trabaja en asambleas con el formato de asambleas de Roberts y en mucho protocolo y etiqueta. En Atlántida, logramos llevar adelante algunos cursos y talleres, pero no logramos la masa crítica para que el capítulo de JCI local fuera sustentable en el tiempo.

Nicolás Burgueño Kosenco

Hace tiempo también, me invitaron a unirme a la Liga de Fomento Atlántida, la Institución decana de la zona, propietaria del Country Club, que hace unos años había venido perdiendo protagonismo por cuestiones políticas, por falta de socios, por temas económicos y distintos problemas que poco a poco se han ido superando.

La LIFA ha estado siempre involucrada con toda la historia de la zona, y ahora que estoy formando parte de la directiva actual, leyendo las actas y conversando con los socios más antiguos, me he enterado de muchas cosas que no sabía y que tal vez muchos lectores también ignoren. Paso a comentar algunas obras y acciones de la LIFA en la zona desde su fundación:

*Creación LIFA1947.

*1948 –  Gestión para la instalación de: CORREO, INFORMACIÓN TURÍSTICA, TELÉGRAFO E ILUMINACIÓN DE CALLES

*1949 – Instalación de Policlínica en Estación Atlántida y traída de Dr. Alfredo Crisci

*1949  Gestión para creación de JUNTA LOCAL, Policía Marítima.

*1950  Traída de Espectáculos de: Javier Cougat, fuegos artificiales, presentó Ramón Collazo , ballet DSK.

*Oct. 1950 – Piedra fundamental.

*1951 – Entrevista con Pte ROU por agua potable.

*1952  Gestión del Cementerio.

*1952  Miss Uruguay, 11 años.

*1955  Carretera pavimentada Carrasco – Solís Chico.

*1961  Gestión traída de Liceo y comienzan cursos en el Country.

*1964  Confederación de Ligas de Fomento – Turismo, LIFA sede y presidencia.

*Década del 70  Traída del BROU.

*1988  LIFA sede de Ministerio de Turismo en la zona.

*1994 – Construye oficina de Turismo en Ruta Interbalnearia.

Por lo tanto, ha sido siempre impulsora de obras muy importantes que cambiaron la realidad de los habitantes de la zona y el día de hoy está volviendo a ser relevante, en recuperar la convivencia democrática. Por ejemplo, Este mes estamos realizando un ciclo de Presidenciables en nuestra sede, “el Atlántida Country Club”, invitando a todos los candidatos a conversar con los vecinos y vecinas en nuestra casa; además de estar haciendo todas las gestiones posibles como para que el MTOP realice el puerto de Atlántida; golpeando puertas para que nuestra zona tenga saneamiento, también estudiando la posibilidad de tener por la zona algún espacio que pueda ser contemplado como zona franca y conseguir crear trabajo de calidad para la zona.

Hace unos días se presentaron los nuevos socios, que elevaron el número hasta casi el centenar y todos con muchas ganas de poder cambiar algunas cosas que han quedado estancadas a pesar del paso de los años, del cambio de siglo y de los cambios en los gobiernos nacionales, departamentales y ahora municipales.

La LIFA (al igual que las demás instituciones nombradas al principio), tiene una composición bien variada de integrantes y la ventaja principal es que trasciende la ideología política en busca de un fin mayor, trasciende a las personas poniendo por delante la comunidad y todos trabajamos por un mismo fin común, el fomento de Atlántida en todos sus aspectos.

Hace un tiempo definimos ciertas áreas de trabajo en las que nos estamos organizando, para poder abrirnos cada vez más a la comunidad y ayudar cada vez más en todo lo que podamos desde nuestra institución: “Administración del Country “, “Fortalecimiento Institucional”, “Cultura”, “Infraestructura de la zona”, “Turismo”, “Deporte y recreación”, “Asuntos Sociales”, y estamos definiendo las metodologías de trabajo para avanzar en las mismas, para así poder ayudar a cambiar la realidad moviendo todos los hilos que se puedan.

Cada barrio tiene algún grupo de personas que se junta con un fin común, cada zona tiene distintas instituciones que trabajan para la comunidad, lo mejor es que si vos querés aportar algo en tu entorno, te fijes cuál hay en tu zona y te arrimes a ver en qué podés sumarte, en qué podés dar una mano o qué podés realizar para cambiar la realidad, siendo parte de ese cambio. Buscá en las redes sociales, preguntá en el almacén de tu barrio, preguntale a los vecinos esos que se juntan a limpiar una plaza o que arreglan los juegos que una y otra vez algún grupo de vándalos rompen. Es posible que así encuentres la forma de compartir más con los vecinos (y no conformarte solamente con los “me gusta” en las redes sociales). Saquémosle, un poquito al menos, de poder a las agrupaciones político partidarias, para devolvérselo al vecino y la vecina que trabajan de corazón por el barrio, buscando unir a la comunidad y creando un mejor lugar para vivir y disfrutar.

“Si quieres cambiar el mundo, primero cámbiate a ti mismo”. Mahatma Gandhi.

Hasta la próxima #licenciaparaopinar.

publicidad










Sea el primero en comentar

Dejar un comentario

Your email address will not be published.


*